WuTang1-e1395794252557

 

04/04/2014 - Ya hace unos quince años cuando tuve el placer de conocer a un joven rapero holandés-marroquí llamado Cilvaringz. Justo había logrado firmar un contrato con el prestigioso grupo neoyorquino Wu-Tang Clan. Aunque en ese momento ‘solo’ era rapero, también se había metido ya en la producción musical y sobre todo en el negocio de la industria. Recuerdo de nuestros encuentros que era ambiciosoemprendedor y que le sobraba la autoestima. Donde alguno pueda tener sueños, él tenía planes –  y los iba a realizar con éxito.

La industria de la música está viviendo momentos difíciles, tendencia que empezó cuando emergió el intercambio de mp3 por Napster alrededor de los 2000 y de allí a peor. Los últimos años han sido marcados por un descenso devastador en ventas de álbumes, una devaluación continua del producto y la evidente persistencia de la piratería. Claramente el establecido modelo de negocio de la industria no es sostenible y ya no da la viabilidad a los proyectos musicales que buscan los artistas, los sellos y los promotores. Ante tal amenaza hay que ser creativos y buscar nuevos conceptos para que la música comercialmente vuelva a tener sentido.

En los últimos años hemos visto iniciativas interesantes como el crowd-funding (Kickstarter) o la autodistribución a bajo coste como lo hizo Louis CK, pero ¿algo realmente radical?

El pasado 26 de marzo salió en exclusiva en portada del Forbes.com. Tras una campaña on-line de suspense e intriga que a mi gusto se alargó algo demasiado, pero sí logró despertar mi interés y curiosidad, Cilvaringz desveló su nueva táctica para el nuevo disco del Wu-Tang Clan. Sólo va a haber una única copia del disco. Una.

La filosofía tras esta estrategia es parar la devaluación de la música y volver a tratarla como un objeto o expresión de arte, cual una escultura o un lienzo. La idea es primero llevar el disco, que se guarda cuidadosamente en una lujosa caja artesana de las manos de Yahya, de gira por varios museos y galerías en el mundo, donde los fans podrán escucharlo tras pagar la entrada. Una vez terminada la gira se vende el disco, pieza única, al máximo pujador que, me imagino, podrá hacer lo que le plazca con ese disco – guardárselo, redistribuirlo, recomercializarlo….

La verdad es que no sé si este modelo por la limitada difusión de la música beneficie al público, ni sé si comercialmente funcione para el artista. Puede que el cambio de rumbo sea tan radical que se enfrentará con un rotundo rechazo de los fans, el tiempo lo dirá. De momento no hay fechas ni lugares para la gira, pero según el propio Wu-Tang Clan la puja más alta recibida para el disco ya es de US$ 5 millones. ¿Estamos presenciando una revolución?

Notas
- El día que salió la exclusiva en Forbes.com el artículo tuvo más de 10.000 lecturas únicas por hora
- El mismo día el número de fans en su página de Facebook subió de 2.8 millones a 4.9 millones.
- Wu-Tang Clan ya revolucionó la industria una vez - cuando emergieron en los 90 eran los primeros en firmar con un sello (Loud/RCA) como grupo, mientras que los miembros individualmente pudieron firmar con otros sellos para sus proyectos individuales.
Share Button
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>